Make it Different

28/10/2020
Compartir en:

Esto me dijo Roberto Lee al inicio de nuestra charla. Él es fundador y dueño de la marca FourLoko en México y responsable de su posicionamiento en otros países. Su camino, como el de todo emprendedor exitoso, estuvo lleno de adversidades, pero supo enfrentarlas para salir adelante y convertirse en el líder de negocios que es hoy.

Las siguientes son algunas de las lecciones que nos dejó en esta conversación.

El valor de la ignorancia
En ocasiones, el hecho de no conocer de antemano cómo funcionan las cosas nos permite visualizar otras formas de llevarlas a cabo. Roberto nos contó que él desconocía los pormenores del retail y otros detalles de su negocio, pero que fue eso mismo lo que lo llevó a ejecutar su propia estrategia y a posicionar su marca de una manera disruptiva. Por eso vale más la voluntad de querer hacer las cosas que el conocimiento que se tenga sobre el tema.

El orden de los factores sí altera el producto
Si algo puede arruinar tus planes de negocio, es que tu enfoque inmediato sea el dinero. Por eso asegúrate de que el dinero sea lo que busques en la última etapa de tu plan, no antes. En otras palabras: antes de pedir capital a inversionistas o socios, tenemos que entender bien las necesidades del mercado.

El rol de las redes en los negocios 
Fourloko creció en México como una marca digital, y Roberto se convirtió en una figura que empezó a compartir contenido de valor en sus redes sociales. En nuestra charla recalcó que lo que realmente lo hizo distinguirse del resto fue su transparencia. No se trata de lo que la gente quiere escuchar, sino de lo que uno quiere decir: no podemos ir por la vida complaciendo las expectativas de los demás. Lo importante es ser auténtico, aportar valor en nuestro mensaje y creer de verdad en lo que estamos compartiendo.

Platicamos además de historias personales, momentos difíciles y consejos para emprendedores. Dentro de los muchos aprendizajes que me dejó esta plática, rescato los siguientes:

  1. El sentido común es lo menos común que hay: casi siempre la respuesta más obvia es la respuesta es correcta, incluso en los negocios.
  2. Valora con tu vida a tus seres queridos: No hay negocio que valga la pena o justifique alejarte de los que más quieres. ¿De qué nos sirve el éxito en soledad?
  3. La riqueza se construye con el tiempo: las redes sociales nos hacen creer que el éxito es algo inmediato. No es así: es como un rompecabezas enorme en el que cada pieza representa un día. Por cierto, el éxito es relativo.
Quiero agradecer a Roberto por su tiempo y sus enseñanzas, que espero que sean igual de inspiradoras para ti como lo fueron para mi.
Escucha más sobre este tema en mi podcast. Lo puedes encontrar en Spotify o en Anchor. ¡No olvides compartirlo!