Sin Miedo

11/06/2020
Compartir en:
Se habla mucho del fracaso.
Se hace negocio con el fracaso.
Se le alaba como si fuera un destino al que todos debemos llegar.
Pero yo creo que el fracaso por sí solo no tiene valor, es el proceso que te llevó al fracaso el que contiene aprendizajes que requieren de tu análisis para extraerlos. Hay valor en el proceso, en el camino.

Me gusta la idea de Winston Churchill cuando dijo:

Porque así debe ser: intentar, fallar, aprender y repetir hasta mejorar nuestros productos o servicios para que el mercado pague lo justo y nuestro proyecto sea finalmente rentable y escalable.
Y claro, entre más cosas intentes es más probable que te equivoques. Y si fallas antes que los demás, puedes obtener ventaja de las enseñanzas tempranas.
Está en ti rescatar los aprendizajes que se encuentran detrás de cada fracaso.
Escucha esta historia en mi podcast y ayúdame a construir una comunidad de impacto, al compartir mis mensajes en instagram y facebook.