Un año de pandemia: resiliencia empresarial

27/04/2021
Compartir en:

Ha pasado más de un año desde que, obligatoriamente, el confinamiento fue establecido como la principal medida de prevención ante la pandemia por covid-19.

Esto orilló a miles de empresas y negocios a reducir sus horarios de atención, su capacidad de aforo, su plantilla de trabajo, e incluso, a cerrar por tiempo indefinido sus establecimientos.

Sin embargo, aunque todo esto pudo convertirse en una crisis económica inmediata, muchos empresarios y emprendedores tuvieron la mentalidad de ver en lo negativo, lo positivo: las oportunidades disfrazadas de obstáculos.

Para ello, la resiliencia ha sido clave y ha demostrado que se puede tener éxito sin importar el estado de la economía.

Pero, ¿cómo puedes identificar y aplicar la resiliencia en tu organización, empresa o proyecto? Aquí te muestro 7 características clave para hacer a una empresa resiliente:

  • Introspectiva: tener la capacidad de mirar internamente, plantearse preguntas difíciles y retadoras, y responderlas honestamente para tener visiones realistas de la situación.
  • Independencia: se refiere a la capacidad de disociarse y mantener distancia emocional del problema real que se vive en la empresa, sin aislarse ni negarlo.
  • Interacción: poder establecer lazos satisfactorios en las relaciones interpersonales dentro de la organización, sabiendo que las emociones encontradas estarán siempre presentes.
  • Iniciativa: para hacerse cargo de los problemas y tener la habilidad de gestionarlos apropiadamente.
  • Creatividad: para ordenar el caos y fijar objetivos.
  • Positivismo: focalizar en lo importante y relativizar los aspectos de tensión, siendo positivos en las relaciones y acciones en la empresa en época de crisis.
  • Consciencia y valores: desde la persona y la organización, utilizar estos pilares para reponerse de los desafíos.

Al final del día, asumir el rol de líder es decisivo para que la implementación de la resiliencia sea colectiva, y ayude a reconstruir, en el menor tiempo posible, lo que puede haberse roto durante la crisis.

Y aunque para otros fue más difícil darse cuenta, hoy, a poco más de una año, ha quedado claro que las crisis económicas no son el fin del mundo.

Escucha más sobre este tema en mi podcast. Lo puedes encontrar en Spotify o en Anchor. ¡No olvides compartirlo!